¿Cuándo está más receptivo tu público objetivo? ¿Cuál es el mejor momento para sacar la artillería de comunicación y marketing?

Como se supone que conoces bien tu mercado y el comportamiento de compra de tus clientes, solo has de tener claras ciertas normas.

El éxito de tu campaña depende de diferentes factores. Uno de los más importantes: elegir el momento adecuado. Ser oportuno. Pillar a tu público objetivo receptivo. No hace falta ver un documental de la dos para saber que es básico en la naturaleza.

Parece fácil, y lo es pero no le es. Hay que trabajarlo y aplicar ciertas reglas.

Existen varias maneras de aproximarse a la planificación de las tareas de realización de las acciones comerciales y de marketing. Aquí lo vamos a acercar (aproach dicen los marketers) bajo el punto de vista de la estacionalidad.

Tradicionalmente las empresas establecían sus calendarios de actividad desde el punto de vista financiero. De esta forma, el ritmo de todos los aspectos de la empresa (producción, ventas, etc) venía marcado por el departamento financiero. Cuando las empresas empiezan a transformar su visión focalizándose en el cliente, empiezan los cambios. Tal vez alguno se dio cuenta al perder clientes importantes con el clásico cartel de cine en blanco y negro – Cerrado por inventario – .

El cliente decide cuándo compra, qué compra y cuánto compra, incluso cuándo no compra, o bien esa compra cuando no le queda más remedio. Hay momentos de impulso (como comprar papel higiénico en medio de la pandemia -por cierto, ya sé porqué lo hacían…mos…. ya te lo cuento otro día-).

To the garlic, como decimos los ingleses. Veamos el punto de vista estacional en la visión del cliente.

Todo un clásico: la industria del turismo

Todos nos vamos de vacaciones, y en cuanto podemos contratamos un vuelo y un hotel, bien a través de un paquete completo o servicios sueltos de diferentes compañías o proveedores.

Y cuándo lo hacemos: Para ir en Semana Santa (abril) lo pensamos en las vacaciones de Navidad y lo compramos más o menos en marzo – última hora – (a veces, y de manera errónea creemos que las ofertas de última hora son las mejores. La industria turística, y todas, lo tienen muy estructurado y pocas veces es un “ofertón” pero es una buena excusa para provocar la venta, lo más seguro es que sea un precio razonable con plazas limitadas).

Bien, hemos hablado de 3 fechas clave:

1. Navidad (momento de ensueño para el cliente)

2. Decisión de compra:  febrero  (ya tenemos en mente en que fecha cae Semana Santa ?)

3 Contratación: marzo – depende cuando caiga Semana Santa, pongamos que en abril.

Okey, a partir de estas fechas tenemos que establecer todas las herramientas de comunicación y de transacción comercial para hacerlo efectivo y sin sufrir. Vamos a ver, digo sin sufrir, en el sentido de no pensarlas con tiempo insuficiente para llevarlas a cabo y no incurrir en costes elevados, errores de configuración e improvisaciones cantosas.  Siempre se puede planificar con tiempo, pues siempre hay motivos para mostrar nuestra oferta o inventario, seamos un poquito cartesianos o en cheli “cuadriculaos”.

¿Y en mi sector cómo lo hago?

Empecemos por ver si hay eventos anuales que tengan que ver con tu producto / servicio y por supuesto con tu público. Luego analizaremos cómo piensa el cliente en su proceso de compra. Ponlos en un calendario.

Te dejo algunas pistas: Reyes (enero), día de los enamorados (febrero), Semana Santa (abril), mayo (bodas y comuniones), en verano vacaciones, septiembre la vuelta al cole, en octubre el otoño “Operación Renove”, noviembre (black friday), diciembre (Navidades) y vuelta a empezar. Anda que no hay excusas.

En función del sector, atiende a las ferias como las de Ifema o conferencias / reuniones etc.

En definitiva, haz tu calendario personalizado y mira la agenda de lo que hiciste el año pasado. ¿Lo tienes? Pues retomemos la estacionalidad y los puntos de contacto.

En el ejemplo de la decisión de viaje quedaría tal que así.

Toma como ejemplo este análisis de los puntos de contacto y la estacionalidad y trata de elaborar el tuyo propio. Como ves, en cada punto de contacto con el potencial cliente, funcionan distintos medios. No siempre es oportuno un medio concreto para el mismo cliente si está en fases diferentes de la decisión. También ten en cuenta el mensaje si debe ir dirigido a la venta o simplemente para que tu marca brille y se te recuerde (Branding, que bonito palabro)

Sólo quedaría que planifiques y valores cada acción con el tiempo necesario y afrontes la estacionalidad con otro punto de vista. ¡A por ello!. De verdad que ayuda a enfocar las acciones y que resulten más eficaces, brillantes y económicas.

Si necesitas ayuda con este planning, o no tienes el tiempo para hacerlo, podemos ofrecerte un servicio de consultoría para tu negocio. Escríbenos en la burbujita de Whatsapp (abajo a la dere) y hablamos. Si lo tienes claro y te ha servido de ayuda mi objetivo esta cumplido.

¡Vamos a por tu público! ¡Está ahí esperando! ¡Y quiere comprar!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información..

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola, te puedo ayudar?